971 25 46 26

Carrer de Sevilla, 8, 07013 Palma, Illes Balears | Localízanos en el mapa

Carrer de Sevilla, 8, 07013 Palma, Illes Balears | Localízanos en el mapa | Contacto

Sellado de fisuras en dentición infantil

¿Qué es el sellado de fosas y fisuras?

Cristina Martínez-Almoyna Rifà

Cristina Martínez-Almoyna Rifà

Codirectora médica de Clínicas UDEMAX.
Licenciada en Odontología, título de máster en Ortodoncia y postgrado en Odontopediatría. Especialista certificada en Invisalign y en arco recto.

La caries es la afección oral más común durante la etapa de crecimiento. Generalmente, una buena higiene bucodental supervisada y una dieta equilibrada pueden ayudar a que el niño no sufra esta enfermedad. No obstante, solo el odontopediara puede comprobar cuál es el estado de salud oral del niño o niña a través de las revisiones periódicas, y determinar la necesidad de realizar alguna medida preventiva, como el sellado de surcos, fosas y fisuras dentales.

Prevenir la caries infantil con el sellado de fosas y fisuras.

  1. ¿Qué es el sellado de fosas y fisuras?
  2. ¿Es necesario el sellado de fosas y fisuras?
  3. ¿En qué consiste la técnica de colocación de los selladores?

1. ¿Qué es el sellado de fosas y fisuras?

El sellado de fosas y fisuras consiste en una técnica odontológica que se aplica como medida preventiva frente a la caries dental. Consiste en la aplicación de un material sobre los dientes (principalmente los molares) cuyo esmalte está dañado o presenta surcos. Se realiza de una forma no invasiva y completamente indolora, con el objetivo de evitar la formación de caries dental en huecos y zonas más sensibles. El sellado de fosas y fisuras tiene dos objetivos fundamentales:

  • Actuar como barrera física para impedir que se depositen los alimentos y, en consecuencia, se acumule placa bacteriana.
  • Facilitar la limpieza oral diaria de niños, ya que de lo contrario estos huecos serían de más difícil acceso a la hora del cepillado.

Hay que tener en cuenta que los selladores no son una solución definitiva, únicamente preventiva. Es decir, no impide el desarrollo de caries con los años. Por ello es fundamental acudir a revisiones periódicas de control ya que, como hemos comentado, es el odontopediatra quien puede determinar el estado de salud real de dientes y encías mediante la tecnología y técnicas aplicadas en el diagnóstico.

2. Entonces, ¿es realmente necesario el sellado de fosas y fisuras?

Los dientes de los niños en la etapa de desarrollo (especialmente los de leche) son mucho más vulnerables y propensos a sufrir caries ante la presencia de placa bacteriana. De hecho, la caries infantil es mucho más destructiva y, por esta razón, las medidas de prevención siempre son el mejor tratamiento odontopediátrico que puede recibir el niño o niña.

Junto a la supervisión de los hábitos alimenticios y de su higiene oral, las revisiones periódicas permiten controlar la aparición de caries en dientes provisionales y definitivos en su proceso de erupción. Y, en algunas ocasiones, el especialista puede recomendar la realización de un sellado de fosas y fisuras. Este se puede llevar a cabo a partir de los 6 años, cuando el primer molar definitivo ya ha erupcionado.

Es decir, si tras la exploración y diagnóstico, el odontopediatra determina que el niño presenta un alto riesgo de sufrir caries, se puede recomendar la realización de esta técnica preventiva. Posteriormente, también será importante revisar el estado de los segundos molares cuando erupcionen, ya a partir de los 12 años, así como de los incisivos laterales.

Así pues, si se detecta que estos dientes definitivos presentan surcos o fisuras en sus caras oclusales, de ser necesario para mantener su integridad, se aplicará un sellador que permita reducir la posibilidad de formación de caries, protegiendo el esmalte de estas piezas más frágiles. De esta forma, es posible evitar la acumulación de comida en los huecos más difíciles de limpiar mediante cepillado.

En resumen, esta técnica preventiva se suele aplicar en los primeros y segundos molares definitivos (y ocasionalmente incisivos) ya que son los principales dientes involucrados en la masticación (triturando y moliendo el bolo alimenticio), los que acumulan más restos de comida y, también, los de peor acceso con el cepillo para realizar la higiene oral en casa.

3. ¿En qué consiste la técnica de colocación de los selladores?

La aplicación de los selladores es un procedimiento sencillo en el que no es necesario usar anestesia. No obstante, hay niños que sienten un gran temor ante los procedimientos dentales y, en estos casos, es posible recurrir a la sedación consciente si así lo decide el padre o madre, para que estén más tranquilos durante el proceso.

Cabe mencionar que este procedimiento solo puede realizarse en un diente que haya erupcionado hace poco tiempo. No es recomendable de existir caries incipiente en la pieza dental, o bien, en el diente contiguo. Si no se dan estos supuestos, el procedimiento consta de los siguientes pasos:

3.1. Asilamiento y limpieza.

Antes de la aplicación del material para sellar es necesario realizar un aislamiento que evite la contaminación con saliva del área a tratar, de lo contrario se estaría comprometiendo el éxito del tratamiento. Por ello, primero se debe realizar una profilaxis en el diente a tratar que también pueda eliminar restos y placa bacteriana.

3.2. Grabado ácido y lavado.

Esta técnica se emplea para facilitar la adherencia a la superficie dental de los adhesivos necesarios y previos a su aplicación. La solución ácida aplicada se retira tras unos segundos de actuación y se procede con una limpieza y comprobación de que el procedimiento ha sido el correcto, para seguir con el tratamiento.

3.3. Aplicación de sellador y fotopolimerización.

Generalmente se utiliza una resina líquida que queda adherida a la zona, cubriendo los huecos que deben protegerse de la caries. Una vez aplicado, este material debe fotopolimerizarse mediante unas lámparas de fotocurado que aplican una luz de alta intensidad, lo cual permite que el material restaurador se endurezca.

3.4. Evaluación del sellado.

Finalmente, y mediante una sonda de exploración, se comprueba que el sellador ha quedado retenido de forma correcta y que no existen burbujas ni sobre-elevaciones superficiales. De este modo, se puede garantizar el éxito del tratamiento y proteger las piezas dentales de la acumulación de placa bacteriana.

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Otros artículos sobre odontopediatría y ortodoncia

Abrir chat
Hola! Estaré aquí si me necesitas
Clínica ARC dental
Hola! Estoy a tu disposición si me necesitas